You are here

Enfermedades Venosas Crónicas

Enfermedades Venosas Crónicas

Una sensación de incomodidad en sus piernas podría ser signo de un trastorno venoso crónico. Estos síntomas incluyen piernas cansadas y doloridas. Podría experimentarlos especialmente al estar sentado o de pie por largo tiempo.

Su médico puede ayudar a determinar su afección subyacente y determinar el tratamiento correcto para usted.

Arañas vasculares

Estas son venas pequeñas superficiales dilatadas (conocidas también como telangiectasia). Pueden localizarse en diferentes áreas de la pierna. Cuando se hallan en los muslos, representan principalmente un problema estético. Sin embargo, cuando se localizan en el tobillo, podrían representar una insuficiencia venosa grave. Una visita a su médico puede detectar una posible insuficiencia venosa. Y finalmente, por razones estéticas, las arañas vasculares pueden eliminarse mediante varios procedimientos simples. Después de este tratamiento, las medias de compresión SIGVARIS de 20 a 30 mmHg han demostrado ayudar a mantener los resultados.

Venas varicosas

Las venas varicosas son la señal de una enfermedad venosa más grave. Una vena varicosa es una vena superficial dilatada y tortuosa con válvulas defectuosas. Como resultado, la sangre en estas venas fluye hacia atrás. Esta condición se conoce como reflujo sanguíneo. Las venas varicosas pueden ser dolorosas, o por el contrario totalmente indoloras. Podemos hallarlas en el pie, la pantorrilla, el muslo o en toda la pierna. Si no se tratan las venas varicosas pueden ocasionar complicaciones graves. Las medias de compresión SIGVARIS MEDICAL ayudan a aliviar los síntomas y a evitar complicaciones.

Edema

El edema es un término médico para la hinchazón. El edema en el pie y el tobillo ocurre cuando la sangre se estanca en las venas superficiales y profundas en la parte inferior de la pierna. Los capilares ya no realizan su función. Se acumulan agua y residuos en la piel en la pierna inferior e inducen un edema venoso (hinchazón del pie y el tobillo). Sin embargo, no todos los edemas son de origen venoso. Consulte a su médico para un diagnóstico apropiado. Usar medias de compresión SIGVARIS reduce o elimina por completo el edema. La presión requerida la determina el médico ya que depende de la condición subyacente.

Alteraciones de la piel

Las alteraciones de la piel se desarrollan sobre todo debido a los daños causados por la hipertensión venosa crónica, es decir, debido a la falta de alivio de la presión en las venas al caminar. Las alteraciones de la piel son evidentes en la región de las varices primarias y, en especial, en áreas donde existen uniones incompetentes con el sistema venoso profundo, así como sobre la parte distal inferior de la pierna y del pie. Sin embargo, el cuadro clínico luego se ve dominado por alteraciones secundarias: inflamación alérgica y patogénica en el edema crónico y pérdida de la función de barrera de la piel, trombosis microvasculares, isquemia local, reperfusión y daños tóxicos causados por la sobrecarga de hierro, etc. La fisiopatología puede deducirse a partir del cuadro clínico: dermoepidermatitis, hipodermatitis, hiperpigmentación y ulceración. Los vasos de la piel pueden, algunas veces, reorganizarse, como resultado de procesos de reparación: pequeños vasos en la parte superior de la pierna, varices en forma de globo en las regiones retromaleolares y paraplantares, pérdida de capilares en áreas atróficas con megacapilares. La atrofia blanca se debe a la capilaritis alba y por fin una isquemia microvascular, trombótica o inducida por inflamación circunscrita acompañada de dolor grave y agudo.

Úlcera de las piernas

Una ulcera venosa de las piernas es una herida abierta que se forma por lo general cerca del tobillo debido a una circulación crónica deficiente. La úlcera tiene una apariencia lacrimosa en carne viva y la piel que rodea la úlcera es seca, con comezón y de color rojizo parduzco. Las úlceras venosas de las piernas son por lo general lentas en cicatrizar.

 

 

(1) Eklof B, Rutherford RB, Bergan JJ, Carpentier PH, Glovicski P, Kistner RL, et al. Revision of the CEAP Classification of Chronic Venous Disorders: Consensus Statement. J Vasc Sur 2004;40:1248-52.