You are here

Úlcera de piernas

Úlcera de piernas

¿Qué es la úlcera venosa de piernas?

Una úlcera venosa de piernas de una herida abierta que se forma por lo general cerca del tobillo debido a mala circulación crónica. La úlcera tiene una apariencia lacrimosa en carne viva y la piel que rodea la úlcera es seca, con comezón y de color café rojizo. Las úlceras venosas de las piernas son por lo general lentas para cicatrizar.

De acuerdo con un artículo del American Journal of Surgery, las úlceras venosas de las piernas explican 85 por ciento de las úlceras de extremidades inferiores, con costos de tratamiento de 3 000 millones de dólares y más de 2 millones de días de trabajo perdidos por año. Una úlcera venosa de piernas es uno de los resultados más graves del avance de la insuficiencia venosa crónica. Esta herida abierta, con frecuencia dolorosa, afecta la calidad de vida de los pacientes y es lenta para sanar.

Los pacientes con úlcera interactúan directamente con una clínica o médico de heridas y un ajustador certificado en el tratamiento de la herida. La compresión juega un rol importante en la cicatrización de una herida y desde luego en el cuidado posterior de la misma. Una vez que cicatrizó la herida, usted debe usar medias de compresión graduada de por vida.

¿Cuál es la causa de una ulcera venosa?

De acuerdo con el Dr. David Ross en el artículo publicado en Northeast Florida Medicine en 2012, “más del 70 por ciento de las heridas crónicas en las extremidades inferiores resultan de una enfermedad venosa”. El artículo expresa también que las medias de compresión son útiles para evitar úlceras.

Al sufrir de insuficiencia venosa crónica, la pared de la vena se estira y debilita, las válvulas no cierran. Esto da inicio a una cascada de reflujo y acumulación que no se corrige por sí misma, sino que continúa empeorando con el tiempo (otra causa de incompetencia de válvulas es un coágulo sanguíneo). Una vez que el coágulo penetra la pared venosa y entra al tejido puede atravesar la piel frágil y volverse una úlcera abierta.

Las úlceras venosas de las piernas son con frecuencia crónicas y difíciles de sanar. De hecho, la tasa de recurrencia de las úlceras venosas de las piernas es de 72 por ciento. Aparecen comúnmente en la parte interna de la pierna (parte media) arriba del tobillo. Son poco profundas y pueden ser dolorosas. Con frecuencia ocurre hinchazón en la pierna inferior. Suele presentarse decoloración parduzca de la piel debido a la fuga de pigmento con contenido de hierro de los eritrocitos (hemosiderina) hacia el tejido. La herida en sí es con frecuencia irregular y podría haber descarga debido a que el líquido tisular se filtra desde la herida. Podría haber también indicaciones de infección. Precaución respecto a las úlceras arteriales: aproximadamente de 10 a 20 por ciento de las úlceras son de tipo arterial. Las úlceras arteriales aparecen por lo general fuera de la pierna, mientras que las úlceras venosas aparecen normalmente dentro de la pierna. Su médico puede ayudar a determinar el tipo de úlcera que usted tiene y el mejor tratamiento.

Diagnóstico

Primero se hace una evaluación visual y se registra el tamaño de la herida. Los pacientes podrían tener un examen de ultrasonido Doppler, un venograma de contraste (prueba de rayos X que toma fotografías del flujo sanguíneo) o pletismografía de impedancia.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la úlcera venosa de las piernas?

El tratamiento primario incluye el control de la infección y la cicatrización de la herida. Una herida sana lentamente y podría llevar meses, dependiendo de su tamaño. Controlar el dolor y reducir al mínimo el edema así como proteger la piel sana es también importante durante el tratamiento. Deben realizarse pasos para mejorar el flujo venoso. Tradicionalmente, los vendajes de compresión de corto estiramiento se usan después de la operación hasta que la cicatrización está casi completa, después de lo cual se pone al paciente una media de compresión graduada hasta la rodilla en 30 a 40 mm Hg o más. Sólo su médico podrá evaluar su afección y recetar el tratamiento más efectivo.

Casi 80 por ciento de las úlceras venosas de las piernas pueden cicatrizar con buen tratamiento de la herida. La tasa de recurrencia de una úlcera venosa después del tratamiento se aproxima a 70 por ciento. Una vez cicatrizada la úlcera, el paciente debe usar de por vida una media médica de compresión graduada SIGVARIS de un mínimo de 30 a 40 mm Hg para ayudar en la no recurrencia de la úlcera.

Nota: las medias de compresión graduada están CONTRAINDICADAS para insuficiencia arterial grave.

Los productos de hule natural y revestimiento interno de algodón de SIGVARIS se prescriben con frecuencia para pacientes con úlceras. El revestimiento interno de algodón de SIGVARIS es útil para medias de capas. Los pacientes podrían usar también el revestimiento interno de algodón SIGVARIS en la noche para mantener en su lugar los vendajes y ponerse con facilidad las medias de compresión a la mañana siguiente.