Ejercicios sencillos para estimular la circulación sanguínea y linfática

Estos sencillos movimientos de brazos y piernas (ejercicios de bombeo muscular) son útiles en la terapia del linfedema, especialmente en combinación con la terapia de compresión. Pero también ayudan a la circulación de la sangre y la linfa en las personas sanas, así que tómate un tiempo cada día e intenta moverte durante unos minutos con estos ejercicios.

Calentamiento

1. Marcha en el lugar (1–2 minutos).

2. Coloca las manos en el pecho. Inhala profundamente; ahora exhala (10–20 veces). A continuación, coloque las manos en el estómago. Inspira profundamente y suelta el aire (10–20 veces).

3. Coloque las manos sobre el estómago. Inhala profundamente; ahora exhala (10–20 veces).

Brazos

1. Mueve los hombros hacia arriba y hacia abajo (10–20 veces).

2. Mueve los hombros y los brazos hacia atrás y hacia delante (10–20 veces).

3. Aprieta los puños. Mueve los puños hacia la cara y encoge los hombros (5–10 segundos, 3 veces).

4. Aprieta los puños y estira los brazos. Extiende los dedos. Dobla las muñecas hacia abajo y vuelve a estirarlas hacia arriba (10–20 veces).

5. Tócate el hombro con un brazo mientras estiras el otro. Cambia de lado (10–20 veces).

6. Estira el brazo hacia los lados y toca el hombro contrario. Cambia de lado (10–20 veces).

Piernas

1. Flexiona y apunta los dedos de los pies alternativamente (10–20 veces).

2. Flexiona y apunte los dedos de los pies simultáneamente (10–20 veces).

3. Flexiona los dedos de los pies y luego relájalos (10–20 veces).

4. Girar los tobillos (10–20 veces).

5. Sube una pierna y estira la otra. Cambia de lado (10–20 veces).

Lectura adicional